• Madelena.
  • 301-585-5294

La historia de Luis Alberto Vargas

El profesor Luis Alberto Vargas Romero cinturón negro IV Dan un hombre que encontró un estilo de vida que a permitido construir su carrera profesional al rededor de la practica del Taekwon-do Itf.

Kiiap: ¿Por qué escogió la práctica del Taekwon-do y no otro arte marcial?

Luis Alberto: La respuesta puede ser muy compleja, porque cuando uno es un neófito en las artes marciales no se busca una en especial, seguramente hoy en día las nuevas generaciones encuentran diferentes caminos y reciben consejos de los mayores en donde uno seguramente puede escoger un estilo de arte marcial, lo que no sucedía hace 30 años.

El hecho concreto de practicar nace desde el momento en que comienzo a darme cuenta en aprender algo que me ayudara a defenderme, ya que la mayoría de los artistas marciales no son de una contextura fuerte, entonces uno como pequeño y débil buscaba encontrar una forma de autodefensa, inicialmente hice algo de boxeo en el Salitre, después practique Taekwon-do WTF, y por ultimo me inscribí en una academia de artes marciales que no tenía un estilo definido, entonces por el trabajo que tenía en ese tiempo doy con una academia que quedaba cerca de mi casa encontrándome con la Academia Nacional de Taekwon-do y allí comience a aprender el estilo ITF.

Kiiap:¿Cómo es su proceso de cinturón blanco al negro primer Dan?

L.A: yo llego a mediados del año 1977, hace 30 años, mis primeros profesores fueron los fundadores de la Academia Nacional, el señor Germán Arciniegas, Gabriel López, Carlos López, eran tres hermanos cinturones negros. Se inicia una generación de practicantes en el estilo ITF con una guía excelente por parte de estos profesores. En aquellos años estaban en auge las artes marciales, Bruce Lee había fallecido hacia pocos años, uno veía una película de artes marciales y queda uno como motivado.

En aquella época mi intención era llegar a cinturón negro, adquirí un uniforme que no era el reglamentario para la ITF, y avance poco a poco hasta cuando en 1981 logre el cinturón negro primer Dan.

Kiiap: ¿Cómo inicia su experiencia como profesor de Taekwon-do?

L.A: Cuando yo consigo mi cinturón negro primer Dan, me alistó en el ejército, allí el Taekwon-do me había ayudado a tener un buen estado físico y eso me dio ventaja en el batallón en donde yo estaba, cuando salí del ejército, organice el primer grupo de alumnos en condiciones difíciles, en donde llegó haber 45 alumnos entrenando en horarios de 5 a 6 de la mañana todos los días, teníamos como sitio de entrenamiento las riveras del río Tunjuelito en el barrio Nuevo Muzu, al sur de Bogotá.

De este grupo de alumnos muchos lograron ser campeones nacionales. Para esa época, el profesor Ignacio Reyes quien había sido uno de los practicantes antiguos de la Academia Nacional de Taekwon-do, me llama para que le colaborara en dictar algunas clases en el Club Internacional de Taekwon-do, que estaba ubicado en la carrera 30 con calle 8 sur, de allí salimos a dar clases a diferentes grupos con el fin de expandir nuestro Arte Marcial, es así que teníamos grupos en el Club de Centro Italiano de Bogotá que queda en la 127 con autopista norte y en la Casa España que queda en la calle 34 con carrera 16, fueron grupos que estuvieron en mis manos, de ahí doy un salto al Club Campestre Guaymaral y se desprendieron varios grupos hasta fundar la escuela Fedinter en el año 1987 para esta ya cumplimos 20 años de funcionar.

Simultáneamente se dan clases en colegios como Los Nogales, Club Campestre, los Lagartos, se organizan algunos grupos en el norte de Bogotá pero teniendo siempre nuestra Escuela Fedinter en el sur.

Kiiap:¿Luego de obtener el primer Dan como fue su proceso de ascenso hasta llegar hoy a su Cuarto Dan internacional?

L.A: El segundo Dan aparece motivado en ese tiempo por el profesor Iván Darío Valencia, quién tenía la representación de la ITF en Colombia, con el fin de agrupar el Taekwon-do ITF se promocionan los ascensos de grados, es así que presente el examen para segundo Dan en 1986.

La preparación para el examen de segundo Dan se dio con la tutoría de los profesores Iván Darío Valencia y Luís Eduardo Hernández actualmente es mi profesor. Fue un tiempo muy bonito en donde se practicaba bastante fuerte y se participaba en cuanto campeonato se organizara en Colombia.

Avanzar en más Danes no es fácil, ya que se necesita por un lado cierta solvencia económica para poder viajar al exterior y presentar los exámenes ante algún maestro internacional quien pueda otorgarlos, por eso en esa época para el examen de grado la persona quien tenía la representación de la ITF se encargaba de tramitarlo siguiendo los lineamientos de la ITF. Mi examen de ascenso para el tercer Dan fue presentado 1992 ante el profesor Iván Darío Valencia, que por ese tiempo era quien tenía la representación de la ITF, junto con algunos altos grados del momento como era el profesor Gonzalo Camelo, Jorge Puerto quienes eran cinturones negros cuarto Dan.

Dure unos 5 o 6 años en donde no tuve ningún contacto con la representación de la ITF, ni con la Asociación Colombiana de Taekwon-do, sin embargo conocían el trabajo que se venía realizando en el sur de Bogotá, estuve solo varios años, luego vino un proceso de reconocimiento mutuo del trabajo y se restablecieron las relaciones con la Asociación Colombiana de Taekwon-do y es así que ahora soy asociado activo con mis alumnos y apoyamos todas sus actividades desde nuestras posibilidades.

En el seminario internacional que se hizo en Bogotá en el mes de marzo de 2007, presente mi examen de cuarto Dan, fue demostrarme a mi mismo que tengo un buen nivel, además al haber participado en el campeonato nacional del año pasado en donde figure en tres modalidades en los primeros puestos, esa motivación más el curso internacional me llevaron hacer un entrenamiento muy fuerte y bueno hasta que tuve la mala suerte de sufrir una lesión que no me permitió dar el 100% pero me fue muy bien.

Kiiap: ¿Cómo ha sido la participación en la Asociación Colombiana de Taekwon-do ITF?

L.A: En este momento es la entidad privada que más oportunidades le dan al practicante actualmente en Colombia, las personas que están al frente de la Asociación le están permitiendo a los practicantes la manera de hacer sus ratificaciones, la practica, y confió que esto continué de esta forma y los seguiremos apoyándolos de acuerdo a nuestros capacidades buscando que nuestros alumnos lleguen a cumplir su sueño de tener su cinturón negro.

Kiiap: ¿Cómo nace la escuela Fedinter en el sur de Bogotá?

L.A: La escuela Fedinter se funda a finales de 1987, con un puñado de alumnos que tomaban clases en un local privado, se podría decir que ha tenido su época de oro, en donde se llega a un punto alto del proceso y luego decae, la academia ha tenido una buena cantidad de alumnos que hoy ya tienen sus escuelas y el respaldo de su grado Internacional y de la Asociación Colombiana de Taekwon-do.

En la década de los noventa se tuvo una buena participación en diferentes campeonatos. Después del 2000, se abren una buena cantidad de grupos de Fedinter, en salones comunales, lo que ha permitido que el costo no sea alto para las personas que toman la decisión de aprender Taekwon-do ITF.

Llevo enseñando desde 1981, es decir 26 años por los cuales han pasado alrededor de unos 35 grupos de Taekwon-do en Bogotá, más o menos unos mil muchachos y muchachas en la ciudad.

Kiiap: ¿Cuál es su reto en la práctica y enseñanza del Taekwon-do ITF en Bogotá?

L.A: Desde lo personal es seguir conformando grupos de práctica de Taekwon-do ITF en los salones comunales, sin perder la perspectiva de tener la sede propia de Fedinter., lo más bonito es ver como los alumnos de uno van creciendo en la practica del Taekwon-do, van conformando sus grupos, se abren espacio, ese es el objetivo, la difusión de nuestro arte marcial y que nuestros alumnos tengan la semilla de enseñarlo a otros.

Kiiap: ¿Qué mensaje les da a los practicantes de Taekwon-do ITF que lean nuestra página Web?

L.A: Que si deciden la practica de las artes marciales y ojala nuestro Taekwon-do ITF háganlo con todas las ganas, con todo el poder y sobre todo tratando de tener un perfecto equilibrio con el Taekwon y el Do, tal como lo propusiera nuestro fundador el maestro general Choi Hon Hi, ya que desde 1955 la palabra Taekwon-do era dividida en tres partes el Tae Kwon Do, él propone a partir de 1982 que la palabra Taekwon-do se escribiera solo separando la palabra Do, lo que tiene un significado muy especial y es que el instructor, el alumno, el practicante tenga un perfecto equilibrio entre el cuerpo, la mente y su corazón, tiene que ver con la filosofía de nuestro arte marcial, el equilibrio de hacer la patada y el puño y el –Do- camino verdadero del arte marcial.

El Taekwon-do es una reflexión muy bonita, en sentarse a estas alturas y decir que seguramente no hubiera sido lo mismo si escojo hacer natación, boxeo, ciclismo, lo importante es darse bien servido después de haberle dedicado tantos años, ver a mis alumnos con sus grupos conformados y que nuestra escuela no se pierda y se siga haciendo ese Taekwon-do que nació hace tantos años con Luís Alberto Vargas el cual seguramente ayuda a la transformación de una persona y su comportamiento frente a la sociedad.